Breaking news
... y más

La pandemia de coronavirus lleva a medidas de vigilancia drásticas en todo el mundo. ¿Ya está abierta la caja de Pandora?

Debido a los coronavirus se están rastreando poblaciones enteras. Las medidas para combatir la pandemia podrían abrir la puerta a una mayor vigilancia, fortalecer a los autoritarios y poner en peligro las democracias.

2020-04-02
El coronavirus es una amenaza grave, y los gobiernos de todo el mundo luchan duro para hacer frente a la crisis. La vigilancia se está intensificando y cada vez más gobiernos, en particular los autoritarios, suprimen los derechos de privacidad para luchar contra la pandemia. Pero, ¿acabarán estas infracciones de nuestros derechos una vez que la crisis haya terminado?

Abolir los derechos de privacidad en nombre de COVID-19

Se están aplicando medidas drásticas en todo el mundo para luchar contra la pandemia de coronavirus: toques de queda, prohibiciones de asamblea, distanciamiento social, incluso el seguimiento a través de datos telefónicos.

Aunque todo el mundo está de acuerdo en que la privacidad es importante, la mayoría de la gente también está de acuerdo en que las drásticas medidas que las autoridades están tomando ahora son necesarias para salvar vidas. Sin embargo, hay un factor importante que falta o que los gobiernos han descuidado deliberadamente: los controles y equilibrios.

Los proyectos de ley de vigilancia sin limitaciones

A menudo, los proyectos de ley se aprueban con derechos muy amplios para las autoridades, a veces incluso sin limitarlos en el tiempo. Esto trae a la mente un escenario muy peligroso: ¿Quién se asegura de que los derechos de vigilancia que las autoridades de todo el mundo están implementando ahora se terminarán de nuevo una vez que el coronavirus deje de ser una amenaza?

Las reglas del 11-S siguen siendo válidas

Las reglas del 11-S implementadas en los Estados Unidos después de los ataques terroristas de hace 19 años son un muy buen ejemplo negativo: A principios de este año, el Senado de los EE.UU. votó para ampliar los poderes del FBI bajo la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera hasta junio.

Los organismos encargados de hacer cumplir la ley en los Estados Unidos tienen ahora acceso a sistemas de vigilancia ampliados, como el seguimiento de la ubicación y el reconocimiento facial. Una vez implementados, desafiar tales poderes es muy difícil, si no imposible.

Si tomamos este ejemplo como una lección, es muy probable que cualquier ley de vigilancia que se apruebe ahora para luchar contra la pandemia de la corona podría muy bien permanecer mucho más allá de la crisis.

La vigilancia aumenta a nivel mundial

Para prevenir la propagación del coronavirus, un tercio del mundo ha sido puesto bajo llave, los anuncios se hacen a través de aviones no tripulados o patrullando coches de policía - mucho recuerda a uno de los peores escenarios distópicos. Tanto las dictaduras como las democracias están limitando las libertades civiles a escala masiva.

La dramática propagación del coronavirus que ha llevado al colapso de los sistemas de salud sugiere que este es el enfoque correcto. "Estamos en guerra", eso es lo que dijo Macron, Presidente de Francia, hace unas semanas. Sin embargo, el virus no es un ejército. La metáfora de la guerra está siendo usada para justificar medidas represivas, pero podría llevar a la próxima crisis: La destrucción de las libertades civiles en todo el mundo.

Otro peligro se está levantando ante nosotros: ¿Quién cerrará la caja de Pandora una vez que esté completamente abierta?

Las medidas temporales pueden prolongarse indefinidamente - como los métodos de vigilancia instalados en los EE.UU. después del 9/11. Peor aún, algunos países ya aprueban leyes de vigilancia sin limitación de tiempo. Hungría es uno de los peores ejemplos.

Hungría consolida el poder

El presidente húngaro, Víctor Orbán, nunca fue conocido por sus valores democráticos. Por el contrario, ahora obviamente está abusando de la pandemia del coronavirus para consolidar el poder. Ha aprobado una ley de protección "contra el coronavirus" que le permite gobernar por decreto y suspender las leyes existentes. El Parlamento está ahora cerrado y las futuras elecciones están canceladas. La ley de emergencia también estipula penas de cinco años de prisión por difundir noticias "falsas", lo que básicamente pone fin a la prensa ya no tan libre en Hungría, así como penas de ocho años de prisión para las personas que no siguen las cuarentenas obligatorias.

A lo largo de la historia, los autócratas han aprovechado la oportunidad de tomar poderes incontrolados durante una crisis. El húngaro Orbán sigue esta estrategia. Las reglas que ha impuesto a sus ciudadanos muestran claramente cómo se puede abusar del poder: Ya nadie puede publicar su opinión por temor a ser condenado por difundir noticias "falsas", la oposición podría ser puesta en cuarentena para asegurarse de que no se interponga en el camino de Orbán.

La ley no viene con un límite de tiempo automático, pero sólo el propio Presidente puede decidir cuándo se pueden levantar las medidas draconianas. No es prudente dar a alguien como Orbán el beneficio de la duda. En cambio, es muy probable que la recién aprobada ley para "combatir el coronavirus" se quede mucho tiempo después de que ya nadie hable de COVID-19.

Las libertades civiles están cortadas en todas partes

Otro ejemplo es Israel, donde el Primer Ministro Benjamin Netanyahu ha abusado de la emergencia para posponer su juicio por corrupción, ha impedido que el parlamento se reúna y ha otorgado amplios poderes de vigilancia a la agencia de inteligencia interna.

Rusia ahora utiliza el reconocimiento facial para identificar a las personas que están rompiendo la cuarentena. A los defensores de la privacidad les preocupa que esta tecnología pueda utilizarse también para rastrear a los oponentes al sistema, incluso cuando el coronavirus ya no sea una amenaza.

Los controles y equilibrios son cruciales

Snowden está de acuerdo en que la medida de seguridad tomada hoy podría durar más que el coronavirus. Y este es un riesgo que preferiría no tomar.

Debemos asegurarnos de que las normas que aplicamos hoy en día son

  • proporcionada,
  • no violar los derechos de privacidad,
  • y - lo más importante - expiran automáticamente una vez que el coronavirus deja de ser una amenaza.

El estado de derecho no puede ser abolido sólo porque haya una crisis. Nuestros derechos humanos básicos no pueden ser abolidos sólo porque haya una crisis. Sí, el coronavirus es una grave amenaza para la vida y debemos tomar medidas extremas para luchar contra su propagación. Pero al mismo tiempo, debemos asegurarnos de que estas medidas no ayuden a construir un estado de vigilancia destruyendo nuestros valores democráticos y libertades civiles.

Llamada para la "Aplicación Mágica"

Los políticos de todo el mundo empiezan a pedir la "Aplicación Mágica": Esta aplicación debería contener información sensible sobre la salud de todos, detalles acerca de quién es corona positiva o negativa, rastrear el movimiento de todos y almacenar esta información.

La idea es que entonces los funcionarios podrían averiguar con quién has estado en contacto en el pasado en caso de que el resultado de la prueba de COVID-19 sea positivo en el futuro. Esto ayudaría a rastrear a cada portador potencial del virus y ponerlo en cuarentena para asegurarse de que el virus no se propague más.

En teoría, esto suena como la solución perfecta a la crisis actual, y los políticos dicen que estos datos serían protegidos, anonimizados o lo que sea para asegurar que sus derechos de privacidad no sean violados. En la práctica, esto sería muy difícil, porque la información - quién eres, dónde vives, cómo podrías ser contactado - debe estar ahí ya que de otra manera la aplicación sería inútil.

Mientras que una "Aplicación Mágica" como la descrita anteriormente sería muy deseable, los defensores de la privacidad argumentan que esto es igualmente imposible como una puerta trasera de encriptación sólo para los buenos. Desafortunadamente, cualquier dato que se recopile y almacene, puede ser abusado por atacantes maliciosos.

Algunos países como China, Corea del Sur e Israel ni siquiera intentan proteger la privacidad de sus ciudadanos. En su lugar, ya utilizan los datos de los teléfonos celulares para llevar a cabo ese seguimiento, lo que constituye una grave violación de los derechos de privacidad.

¿Tenemos que elegir entre la privacidad y salvar vidas?

En emergencias como la pandemia de coronavirus, la privacidad debe ser sopesada con otras consideraciones, como salvar vidas.

Lydia Gall, investigadora de Human Rights Watch en Europa del Este, dijo: "En los estados de emergencia, puede ser necesario derogar temporalmente ciertos derechos y procedimientos, pero cualquier medida de este tipo debe ser temporal, proporcionada y absolutamente necesaria desde la perspectiva de la salud pública".

La pregunta sigue siendo, sin embargo, ¿cuántos datos son suficientes? ¿Quién debería tener acceso a estos datos? ¿Sólo las autoridades sanitarias, o también la policía? ¿Quién más? ¿Quién toma estas decisiones con los Parlamentos que se están disolviendo en muchos países para prevenir también la propagación del virus?

Proporcionado y limitado en el tiempo

Parece que la pandemia de coronavirus es la crisis perfecta para que cualquier político autoritario extienda su poder ahora. Debemos tener mucho cuidado de no caer en las afirmaciones de "Todas estas medidas draconianas e ilimitadas son necesarias para salvar vidas".

Las medidas que se tomen hoy en día deben estar claramente basadas en la recomendación de los expertos en salud y ser proporcionadas para lograr lo que los expertos en salud aconsejan. Cada medida debe tener una fecha de finalización muy clara, la última cuando una vacuna esté disponible, y los gobiernos deben establecer esta fecha de finalización en sus leyes de emergencia ahora.

La ley húngara, por ejemplo, fue seguida de una carta muy clara del secretario general del Consejo de Europa, el principal organismo de vigilancia de los derechos humanos del continente, al gobierno húngaro, en la que se afirma que "un estado de excepción indefinido e incontrolado no puede garantizar que se observen los principios básicos de la democracia y que las medidas de emergencia que restringen los derechos humanos fundamentales sean estrictamente proporcionales a la amenaza que se supone que deben contrarrestar".

Sin embargo, Orbán logró aprobar esta ley. Proteger nuestro derecho a la privacidad va a ser el próximo gran tema por el que tendremos que luchar.

¿Es la Pepp-PT la solución?

Afortunadamente, los europeos ya han empezado a investigar y desarrollar tecnología para la preservación de la privacidad, que podría lograr los mismos resultados que el rastreo telefónico que infringe la privacidad: Prevenir la propagación del coronavirus.

La esperanza se centra actualmente en el Rastreo de Proximidad para la Preservación de la Privacidad Paneuropea, o el corto Pepp-PT. Sin embargo, para usar la tecnología la gente tendría que tener su conexión Bluetooth abierta en todo momento - una debilidad de seguridad en sí misma.

El futuro mostrará si las aplicaciones basadas en la tecnología Pepp-PT pueden proteger adecuadamente nuestro derecho a la privacidad y prevenir la propagación del coronavirus al mismo tiempo.

En ese caso, tendríamos una "Aplicación Mágica".

Author
Matthias is co-founder and developer of Tutanota. I write code to fight for our human right to privacy. I want to create a cloud service which is so easy to use and so secure that it locks out all the spies. We really deserve better.
Artículos más leídos
Latest posts