Breaking news
Read our blog to learn why privacy matters. And don't forget to get an encrypted mailbox yourself!

Google se ha vuelto demasiado poderoso: ¡es hora de un índice de búsqueda europeo!

La última multa antimonopolio a Google por parte de la UE demuestra por qué hay que limitar el poder de Google.

2021-11-12
Esta semana, Google ha perdido la apelación contra una enorme multa de la UE en materia de competencia por haber presionado a los servicios de compra rivales en su motor de búsqueda. La multa de 2.400 millones de euros se impuso en 2017 porque Google mostraba su propio servicio de comparación de precios en la parte superior de los resultados de búsqueda, lo que suponía una enorme desventaja para los competidores. Independientemente de la multa, Google sigue teniendo tanto poder sobre nuestros resultados de búsqueda que define cómo vemos el mundo. Esto tiene que cambiar.

El poder de Google

La mayoría de los europeos utilizan la búsqueda de Google para filtrar la web. Esta enorme cuota de mercado otorga a Google un inmenso poder, del que la empresa ha abusado -en repetidas ocasiones- en el pasado.

En su sentencia contra Google, el tribunal dijo: "Al favorecer su propio servicio de comparación de compras en sus páginas de resultados generales a través de una visualización y un posicionamiento más favorables, mientras relegaba los resultados de los servicios de comparación de la competencia en esas páginas mediante algoritmos de clasificación, Google se apartó de la competencia en los méritos."

La multa se había emitido originalmente en 2017, un récord en ese momento (y también la primera de las tres multas antimonopolio emitidas por la UE en los últimos años). Pero debido a la larga investigación judicial, Google pudo reforzar aún más su posición dominante en el mercado.

Shivaun Raff, director ejecutivo y cofundador de Foundem, un servicio de comparación de compras en Europa que ayudó a presentar la demanda original contra Google, ha declarado: "Aunque acogemos con satisfacción la sentencia de hoy, no deshace el considerable daño a los consumidores y a la competencia causado por más de una década de prácticas insidiosas de manipulación de las búsquedas por parte de Google".

No obstante, el caso ha sentado un precedente en cuanto a la forma en que la UE trata las quejas relacionadas con la importancia que Google da a sus propios mapas, resultados de precios de vuelos y listados de empresas locales dentro de sus herramientas de búsqueda.

La historia de la UE contra las grandes empresas tecnológicas

La nueva sentencia contra Google se produce en medio de una serie de esfuerzos por frenar a las grandes empresas tecnológicas estadounidenses, como Google, Apple, Facebook, Amazon y Microsoft. Las empresas han sido acusadas de eludir impuestos, ahogar la competencia, robar contenidos de los medios de comunicación y amenazar la democracia con la difusión de noticias falsas.

Actualmente, la UE también está trabajando en la Ley de Mercados Digitales (DMA) para regular mejor las grandes tecnologías y limitar el poder de las enormes empresas tecnológicas (estadounidenses). Ahora mismo, las grandes empresas tecnológicas pueden mantener y aumentar su cuota de mercado ofreciendo aplicaciones por defecto, motores de búsqueda por defecto, etc. a través de sus productos, como teléfonos, navegadores, etc., una práctica a la que hay que poner fin.

La Vicepresidenta de la Comisión, Margrethe Vestager, comparó el alcance de las propuestas legislativas con la introducción de los primeros semáforos:

"Los semáforos se desarrollaron en respuesta a una innovación tecnológica fundamental: la invención del coche. Y creo que al igual que entonces -hace más de 100 años- ahora tenemos un aumento tan grande del uso de Internet que necesitamos nuevas normas que pongan orden en el caos".

El problema es que Google es tanto un proveedor de servicios como una plataforma, y se ha demostrado en varias ocasiones que ha favorecido sus propios servicios en su propia plataforma. Aunque Google ha tenido que pagar hasta ahora miles de millones en multas, la práctica parece no haber cesado del todo.

Sin embargo, el problema del poder de los motores de búsqueda puede tener consecuencias mucho más graves que las económicas.

Enorme potencial de abuso

En la actualidad, el motor de búsqueda de Google tiene alrededor del 90% de la cuota de mercado en Europa. Esto es problemático, ya que los motores de búsqueda son nuestra ventana al mundo. Sin embargo, el uso de un motor de búsqueda alternativo ni siquiera soluciona el problema.

A nivel mundial hay cuatro índices de búsqueda disponibles: Google (EEUU), Bing (EEUU), Yandex (Rusia) y Baidu (China). Estos índices son utilizados por varios motores de búsqueda, pero la salida - los resultados de la búsqueda - siguen siendo definidos por Google, Bing, Yandex o Baidu, denpendiendo del servicio utilizado.

Yandex, en Rusia, y Baidu, en China, dejan claro lo devastador que puede ser el poder de los motores de búsqueda. Aquí los contenidos se filtran y censuran en función de las ideas políticas. En China, por ejemplo, la masacre de Tianmen, en la que se reprimieron violentamente las protestas estudiantiles, no puede encontrarse a través del buscador Baidu.

Debido a la falta de transparencia de sus algoritmos, los motores de búsqueda son especialmente vulnerables a la manipulación política y económica. Pueden ser utilizados indebidamente como instrumento de creación de opinión, lo que supone, por supuesto, un enorme peligro para la democracia y la libertad de expresión.

Dependencia de algoritmos secretos

Los proveedores de motores de búsqueda mantienen en secreto el funcionamiento de los algoritmos de clasificación y la forma en que definen el orden de los resultados de las búsquedas. Por un lado, se trata de una medida comprensible, ya que si los algoritmos fueran transparentes y fáciles de entender, prácticamente cualquiera tendría la capacidad de manipular la presentación de resultados de los motores de búsqueda. Por otro lado, los algoritmos no transparentes dificultan la comprensión de si los resultados de las búsquedas están libres de manipulación.

En principio, esto significa que los algoritmos transparentes facilitan la manipulación desde "fuera", mientras que los no transparentes permiten la manipulación desde "dentro", por ejemplo desde el propio proveedor del motor de búsqueda.

Motor de búsqueda alternativo

Todo esto, en conjunto, es una amenaza para Europa como democracia libre: La forma de ver el mundo depende de las empresas estadounidenses: Alphabet y Microsoft (las empresas matrices de Google y Bing).

La información disponible en Internet está gestionada por Estados Unidos, Rusia y China, ya que tienen uno o varios índices de búsqueda.

Utilizar los buscadores rusos o chinos como alternativas está descartado debido a su evidente censura de las opiniones políticamente divergentes.

Índice de búsqueda europeo

Sin embargo, hasta la fecha no existe ningún índice de búsqueda europeo. Dado el inmenso poder que transmitimos a las empresas americanas, ya es hora de que exista un índice de búsqueda de código abierto, desarrollado aquí en Europa.

Afortunadamente, ya existe una iniciativa que trabaja en ello, el Open Web Index.

Uno de los objetivos declarados del Open Web Index es también separar el índice del servicio:

"Separar el índice y los servicios permite que una multitud de servicios, ya sean motores de búsqueda o de otro tipo, funcionen en una infraestructura compartida. ... Aunque los servicios pueden realizar su propia indexación posterior para preparar los documentos, la infraestructura abierta también proporciona cierta indexación avanzada. Además, como los motores de búsqueda modernos dependen en gran medida de los datos de uso, estos datos (sobre todo las consultas de búsqueda dirigidas al índice) se recogen y se ponen a disposición para su reutilización".

Razones para el índice de búsqueda europeo

La organización de derechos digitales Digitalcourage ha recogido seis razones por las que es necesario un índice de búsqueda europeo:

  1. Europa dejaría de depender del acceso a los índices de Estados Unidos, Rusia y China, reforzando así su soberanía.

  2. Las leyes y valores europeos proporcionan el marco para el índice de búsqueda y, por tanto, también para los motores de búsqueda y otros productos que se basan en él. Una diversidad de motores de búsqueda favorece la democracia en todo el mundo.

  3. Existe la posibilidad de nuevos modelos de negocio de los motores de búsqueda que no sean "pseudo gratuitos a cambio de los datos de los usuarios". Por ejemplo, los usuarios podrían financiar los motores de búsqueda de su elección: por suscripción, como cooperativa o mediante donaciones.

  4. La UE puede garantizar que el índice se pueda utilizar en condiciones justas y que haya una competencia sana.

  5. Actualmente dependemos de motores de búsqueda individuales que no nos permiten ver cómo se construyen sus algoritmos de búsqueda y sus colecciones de datos. Esto permite la manipulación y el mal uso.

  6. Actualmente, el acceso a los datos, la información y el conocimiento puede estar restringido en función de los intereses económicos o políticos del respectivo proveedor.

Romper el poder de Google

Mientras los tribunales europeos y estadounidenses intentan limitar el poder de Google, todo el mundo puede poner de su parte: Inicia ahora tu camino hacia la desregulación de Google.

Comprueba aquí por qué también es el momento de dejar Gmail por el correo electrónico cifrado gratuito.

CARGAR COMENTARIOS