Breaking news
... y más

Debemos prohibir el reconocimiento facial para defender la privacidad.

El reconocimiento facial es una de las tecnologías de vigilancia más peligrosas. ¡Debe ser prohibido ahora!

2020-09-16
El reconocimiento facial permite a las empresas y a las autoridades rastrear y encontrar a las personas basándose en grandes datos. Esto viene con muchas amenazas, no sólo para los individuos. También es una grave amenaza a los derechos humanos básicos como la privacidad o la libertad de expresión. Y, como consecuencia, el reconocimiento facial es también una amenaza para la democracia en sí misma. El reconocimiento facial viene con tantos problemas que debemos prohibirlo ahora.

Cómo funciona el reconocimiento facial

Un sistema de reconocimiento facial utiliza imágenes faciales de una base de datos para encontrar una coincidencia. Con la ayuda de las cámaras de vigilancia, las empresas y las autoridades pueden identificar los objetivos potenciales con el reconocimiento facial. Esto es una grave amenaza a nuestro derecho a la privacidad.

Por supuesto, el reconocimiento facial también puede ser utilizado por las personas para sus propios fines: por ejemplo, para abrir automáticamente un dispositivo inteligente o incluso una puerta. Sin embargo, cuando se usa en público, el reconocimiento facial es muy peligroso.

Escándalo Clearview

Las amenazas de reconocimiento facial se hicieron obvias para todos con el escándalo de Clearview.

La compañía Clearview ha usado imágenes disponibles públicamente en Internet para construir una base de datos de imágenes. Al raspar las fotos en línea, nunca pidieron el consentimiento de la gente cuando agregaron fotos personales a su base de datos. Peor aún: Usaron todas las fotos disponibles, lo que significa que incluso si alguien más subió una foto tuya a Internet sin pedir tu consentimiento, esta foto podría haber terminado en la base de datos de Clearview.

Revisa aquí cómo puedes optar por salir de la base de datos de Clearview.

Al cotejar las imágenes con los perfiles en línea o con los títulos de las imágenes, se hace muy fácil ponerles un nombre y, por lo tanto, identificar a casi todas las personas cuyas imágenes están contenidas en la base de datos.

El escándalo de Clearview ha demostrado que es casi imposible mantenerse fuera de una base de datos de reconocimiento facial. Ya sea que subas una foto a los medios sociales o que lo haga un amigo, que el periódico local haga un reportaje sobre el proyecto escolar de tus hijos o que la foto de tu club deportivo se publique en el sitio web del club, la foto de casi todos va a terminar en esa base de datos, incluso sin el consentimiento de la gente.

Dado que las fotos ya están allí, tenemos que mirar muy de cerca los peligros del reconocimiento facial.

El problema de la precisión

Un problema importante es que ningún software de reconocimiento facial tiene una precisión del 100%. De hecho, la tecnología es particularmente mala cuando se trata de identificar personas de color, minorías étnicas, mujeres o jóvenes. Esto aumenta el riesgo de que los inocentes de estos grupos se conviertan en el blanco de las autoridades y se conviertan en el principal sospechoso de una investigación criminal sin haber hecho nada malo.

Dos casos recientes con rastreo de localización han demostrado cómo una investigación de este tipo, incluso cuando es inocente, puede llevar a arruinar la vida de las personas.

El problema de precisión del reconocimiento facial pone ahora a millones de inocentes en peligro de convertirse en el principal objetivo de una investigación criminal. Con un efecto secundario tan potencialmente devastador, todo el mundo puede entender fácilmente por qué debemos prohibir el reconocimiento facial ahora.

Sin embargo, hay una amenaza mucho más grave que surge de esta tecnología.

La amenaza a los derechos humanos

El reconocimiento facial se ha convertido en una de las peores amenazas, no sólo para los individuos, sino también para las sociedades. Con el software de reconocimiento facial, los individuos pueden convertirse en el objetivo de una investigación criminal incluso cuando son completamente inocentes. Mucho peor que eso, el reconocimiento facial permite a las autoridades tomar como blanco a las personas incluso cuando no están haciendo nada ilegal. Y esto ya ha sucedido.

El reconocimiento facial se ha utilizado para dirigirse a las personas que hablan en forma protegida. En un futuro próximo, el reconocimiento facial podría no sólo ser usado para cazar criminales, sino que también puede ser usado para atacar a personas que se oponen al gobierno actual.

El reconocimiento facial en tiempo real ya se está utilizando en China y Hong Kong. Es obvio por qué un sistema opresivo como China, con su sistema de crédito social, quiere vigilar a sus ciudadanos con vigilancia facial en tiempo real.

Esta es una clara invasión de la privacidad de las personas que pueden ser rastreadas donde quiera que vayan, al igual que los coches pueden ser rastreados a través de sus matrículas.

Amenaza a la democracia

El reconocimiento facial - y su potencial abuso por parte de los gobiernos de todo el mundo para suprimir la oposición - es un ataque directo a la privacidad y a la libertad de expresión. Como consecuencia, el reconocimiento facial es un ataque directo a la propia democracia.

¿Cómo podría un grupo opositor participar en la libertad de expresión, incluso en protestas públicas, si todos los que se unen deben temer ser rastreados, identificados y potencialmente puestos en la lista de vigilancia de las autoridades?

Aunque nuestra legislación democrática y nuestros valores occidentales nos protegen actualmente de este escenario, la amenaza no es descabellada.

Prohibamos el reconocimiento facial!

Por eso debemos prohibir el reconocimiento facial ahora, mientras tengamos las salvaguardias de una democracia que nos permitan prohibir esta peligrosa tecnología antes de que las empresas o las autoridades abusen de ella.

Ya en enero, el Centro de Información de Privacidad Electrónica (EPIC), junto con 40 grupos centrados en la privacidad, publicó una carta instando a las agencias federales a suspender el uso de los sistemas de reconocimiento facial.

Si bien el gobierno federal no muestra interés en esta recomendación, no es sorprendente que ciudades americanas como Portland, San Francisco, Oakland y Boston ya hayan prohibido el reconocimiento facial. En Portland el alcalde Ted Wheeler señala los peligros del reconocimiento facial al explicar por qué la ciudad prohibió esta tecnología:

"La tecnología existe para hacer nuestras vidas más fáciles, no para que las entidades públicas y privadas la usen como un arma contra los mismos ciudadanos a los que sirven y acomodan".

Y tiene toda la razón. Porque afrontémoslo: Nuestras fotos, nuestras identidades ya están disponibles públicamente en línea. Ahora debemos asegurarnos de que nadie pueda rastrear nuestros movimientos en la vida real y abusar de este conocimiento. La mejor manera de lograrlo sería quitar las cámaras de vigilancia.

Prohibir el reconocimiento facial es, al menos, un primer paso en esta dirección.

LOAD COMMENTS